En nuestro extenso término municipal (mas de 250 km2) existen infinidad de cortijos que a mediados del siglo pasado estaban habitados en su mayoría. Progresivamente estos se fueron despoblando, tanto por el efecto migratorio hacia el extranjero o a otras zonas del territorio nacional de los años 60 y 70, como por el paulatino traslado de sus habitantes al propio núcleo urbano de Montefrío, lo que dio lugar al abandono de los mismos, habiendo llegado bastantes a desaparecer o a estar en estado ruinoso.
     Recientemente, con el resurgimiento económico y el “boom” inmobiliario de los primeros años de este siglo, algunos han sido rehabilitados por sus propietarios, bien para hacer uso de ellos como residencia de recreo o para venderlos a extranjeros, especialmente de nacionalidad británica.
     Todos los cortijos se han identificado siempre con un nombre asimilable tanto a la vivienda propiamente como a las tierras junto con las que conformaba la totalidad de la finca rústica, por lo que en muchos casos, al tratarse de fincas de gran extensión ha dado lugar al nombre de un amplio paraje que posteriormente, tras sucesivas segregaciones, por lo general debidas a herencias, contenían a su vez varios cortijos más pequeños a los que también se les asignaba un nombre, o casas de campo con una pequeña parcela que heredan directamente el nombre del paraje en el que se ubican.
     Se tiene constancia de la existencia de más de seiscientos cortijos con su nombre propio por lo que nos podemos encontrar con nombres de lo más variado y originales, cuyo origen sería digno de estudio.
     Al igual que ocurre con los apellidos, su origen no es único y por tanto no siempre derivado de una única circunstancia. En algunos casos procede del nombre, apellido o apodo de uno de sus primeros propietarios (Los Arcos, Los Centenos, Los Aguileras, Juan Cirio, El Manco Molina, Los Linares, Curro Lucena…), en otros se puede suponer que del tipo de vegetación predominante (El Lantiscar, El Espinar, La Sauceda, El Carrizal, La Fresneda…) de un accidente geográfico u orografía del terreno (El Portichuelo, El Cerrillo, La Pedriza, Los Cajorros, El Despeñadero…), de su tamaño (Huerta Siete Peones), o de alguna otra particularidad que lo identifique y diferencie de los demás, pero existe un gran número de ellos que llaman la atención por su rareza, originalidad y de los que, al menos a primera vista, no se puede adivinar lo que originó dicho nombre. Entre estos podemos citar El Viz Viz, que en distintos documentos aparece escrito casi de todas las formas posibles (Vis-Vis, Biz Biz, Bisbis…), Paniagua, Las Rosas de Vadillo, Rompe (originariamente Rompe Zapatos o Rompe Çapatos), Malas Patas, Córcoles, Majalcorón y otros muchos. También están los curiosos por su toque de picaresca o de fina ironía popular como Pijolacio (después transformado en Piejo Lacio), Los Pechos, Las Parideras, Las Beatas o Mata Jacas.
     Otro igualmente curioso y cuyo origen es una incógnita total es el que la gente, por deformación lingüística, ha llamado tradicionalmente Juentorá, Fuentorá o incluso Fuente Oral, y cuyo nombre correcto es Fuente Dorada, mantenido a través de los tiempos por los sucesivos propietarios. Este nombre ya aparece en un contrato de arrendamiento de 1733, época en que su propietario era el Marqués de los Trujillos, muy relacionado con la ciudad de Valladolid. No se conoce referencia alguna que aclare a qué puede deberse dicha denominación, ni la más mínima evidencia de que hubiera existido en él una fuente de dicho color, si bien existe un paralelismo evidente con el nombre que ya en dicha época tenía una famosa fuente situada en una plaza de Valladolid a la que da nombre, por haber en ella una "Fuente Dorada" , recientemente rehabilitada.

     Para poder ubicar adecuadamente los cortijos de nuestro término municipal, incluso los desaparecidos, aprovechando las ventajas que ofrecen las nuevas tecnologías y especialmente la herramienta del "Google Earth", hemos elaborado un pequeño fichero denominado "montefrio.kml" , descargable directamente pulsando sobre él y que se abre con esta aplicación, que igualmente puede instalar gratuitamente, si aún no la tiene, desde el enlace que se ha creado pulsando sobre ella

El fichero "montefrio.kml" además contiene información respecto a la ubicación de "Los Vértices Geodésicos", "Las Torres Atalayas", "Las Cruces", y algunos rios, arroyos o fuentes.

     Otra información contenida en este son las "VÍAS PECUARIAS" que discurren por nuestro término municiapal así como la red de los principales "CAMINOS PÚBLICOS" , que se complementa y en muchos lugares se superpone con los existentes en el catastro, por lo que no están todos lo que son pero sí son todos los que están .

     NOTA: Para la elaboración de este "catálogo" de veredas y caminos se ha utilizado el Proyecto de Clasificación de Vias Pecuarias de Montefrío aprobado por Orden Ministerial de 30-09-1967, publicado en el B.O.P. de 21-10-1967 y en el B.O.E. de 7-11-1967, y la distinta documentación existente en el Archivo Municipal, entre la que cabe destacar los Planos del Instituto Geográfico Nacional del año 1924-1926, los del Instituto Geográfico y Catastral de 1947, los del Ministerio de Agricultura, área de vías pecuarias, de 1967 e incluso las ortofotos del vuelo americano de 1956-57.

 

 

Subir arriba

 

 

 

Ir a la página principal Enviar correo electrónico a Ayto. Montefrío